Vejez, cuestión de genes | Revista ELLA
shutterstock_70931032

Vejez, cuestión de genes

Escrito por: Sureya Orellana

Publicado: 10 diciembre, 2012

Comentarios: 0

Un seminario para medios de comunicación titulado: “Antioxidantes: más de 4,000 formas de cuidar la salud” expuso que envejecemos porque nos oxidamos, aunque en el proceso interviene mucho la genética.

El Dr. José Sabán, jefe de la Unidad de Patología Endotelial del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, explicó durante el seminario que el envejecimiento no es una enfermedad en sí misma, pues una dolencia en concreto no aparece en todos los individuos, y la vejez sí, tarde o temprano. Pero, cuando se habla de longevidad, la genética de las persona tiene un papel relevante, independientemente de los hábitos de éstas. De acuerdo al Dr. Sabán, las personas no pasan de los 100 años por avances de la medicina o porque éstas se cuiden, sino que dentro de esa subpoblación sobresale la genética, y esto es lo que explica que llegar a ser centenarios sean un legado familiar y se encuentre en regiones geográficas.

En este sentido, la oxidación de los tejidos es la que condiciona la edad biológica, independiente de la cronológica, que permite diferenciar la edad real entre individuos, y entre células, tejidos y órganos; es por ello que algunas personas podrían tener un corazón mas viejo que su riñón y viceversa.

Siendo así que esa oxidación efectivamente es lo que añade “años” a nuestros órganos, la interrogante es cómo disminuir sus efectos y es en este punto que las medidas cardiosaludables juegan un papel importante, por ejemplo: no fumar, evitar el estrés, el sobrepeso, protegerse de la exposición excesiva a luz solar y poner énfasis en las dietas alimenticias; estas medidas ayudarán a mantenerse joven, biológicamente.

El detector de edad
Indiscutiblemente, cuando se habla de envejecimiento, el primer síntoma visible es la transformación de la piel, pues las células del tejido cutáneos Cuando se aborda el envejecimiento, ineludiblemente se atribuye a la piel el papel de “detector de la edad” y, de hecho, las células del tejido cutáneo, al igual que las del resto del organismo, atribuyen los efectos de la oxidación. En este sentido, el doctor Jorge Soto, profesor titular de Dermatología de la Universidad del País Vasco, explica que la generación en exceso de especies reactivas de oxígeno y otros radicales libres está asociada a la carcinogénesis cutánea, al fotoenvejecimiento y a la inducción de algunas enfermedades inflamatorias de la piel. Por lo que cualquier hábito que reduzca su presencia tendría como resultado un efecto de fotoprotección y disminución de la aparición de tumores cutáneos, por ejemplo la aplicación de protector solar, todos los días, y el consumo abundante de agua.
El doctor José Sabán brinda estos consejos como medidas antienvejecimiento:

* Inculcar, desde la infancia, una adecuada educación médica, en la que se infunda los beneficios de la práctica regular de ejercicio y hábitos alimenticios saludables.

* Chequeos médicos con regularidad, para obtener un diagnóstico precoz y prevención de todas las enfermedades relacionadas con la edad: del aparato locomotor, la vista, el oído, ginecológicas, urológicas, etc., deben tomarse en cuenta.

*Las mujeres deben cuidarse más antes de los 40, y los hombres, de los 50, para prevenir problemas de salud relacionadas con la edad.

* No automedicarse.

Fuente: enfemenino.com