¿En qué nos beneficia el agua? | Revista ELLA
shutterstock_88733329

¿En qué nos beneficia el agua?

Escrito por: Sureya Orellana

Publicado: 23 julio, 2012

Comentarios: 0

El vital líquido no solo sirve para apaciguar la sed, sino también posee otras ventajas que tal vez desconoces. Descubre cuáles son y cómo puede sacarle provecho.

Esos ocho vasos de agua al día no solo sirven para evitar la sensación de sed, ni tampoco para mantenernos hidratados. El agua actúa de diversas formas en el organismo y le brinda beneficios que van más allá de saciar la sed. ¿Sabes cuáles son?

 

*Si estás agotada, con dolor de cabeza y sientes debilidad, un vaso de agua fresca puede ser lo que necesitas para aliviar esas molestias. La fatiga, falta de concentración, cefaleas y hasta calambres pueden ser señales de deshidratación. El agua ayuda a llevar oxígeno y nutrientes a las células. Si tomas  suficiente agua, tu corazón no se esforzará demasiado  para bombear la sangre.

*El 85% del tejido cerebral es agua. Con la deshidratación, el cuerpo y la mente se estresan, para ello mantén una botella de agua contigo, tomando cada cierto tiempo, así mantendrás bajos los niveles de estrés. También, puedes tomar infusiones como té de tila y manzanilla, alternándola con el agua.

* Muchas veces confundimos el hambre con lo que en realidad es sed, por eso es bueno que bebas un vaso de agua fría antes de comer para controlar el apetito. ¿Por qué agua fría? Pues porque el organismo se ve obligado a calentarla, lo cual exige un gasto calórico.

* En situaciones de deshidratación, el organismo absorbe el agua disponible, lo que hace que el colon se reseque, y como consecuencia directa de este proceso se genera estreñimiento. A la par de una dieta rica en fibra y una actividad física moderada, el agua es vital para mantener un buen tráfico intestinal, pues ayuda a disolver partículas de desecho y aporta volumen a las heces, lo que facilita la función intestinal.  Antes de recurrir a los laxantes, bebe agua, evita, además, el sedentarismo y aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales, pastas y arroces integrales, que te aportarán fibra.

*Un buen consumo de agua ayuda a prevenir los calambres, lubrica las articulaciones, regula la temperatura corporal y puedes prolongar el tiempo de ejercicio. Puedes tomar un litro de agua, unas dos horas antes del ejercicio, luego,  poco después de empezar a realizarlos y beberla en intervalos regulares para reemplazar los líquidos perdidos a través del sudor.

*De todos es sabido que la deshidratación afecta la piel y las líneas de expresión se marcan más. Beber agua hidrata las células y las rellena, da un aspecto más joven y terso al cutis. También, combate la acumulación de toxinas, impurezas y la mala circulación.

*Es fundamental recordar que el agua disuelve los productos de desecho y las sales minerales presentes en la orina que forman cristales sólidos (lo que conocemos como “piedras” de riñón). Fíjate en el color de tu orina, debe ser clara y limpia, con un leve tono amarillo. Si no es así, tienes que ingerir más agua, mucho más cuando las temperaturas son altas.